La Loca Margarita

La Loca Margarita es una miniserie de seis capítulos emitida por Canal Capital en febrero de 2019. Todos los episodios están disponibles en www.conexioncapital.co/locamargarita y en la cuenta de YouTube del canal.
Hay dos Margaritas en esta historia. Las dos son profesoras, han sufrido los rigores de nuestra guerra, son desplazadas que llegaron a Bogotá y tienen un hijo desaparecido.
La primera, la Loca, es Margarita Villaquirá (Adriana Osorio), quien perdió a su marido en la Guerra de los Mil Días. Es liberal hasta la médula y mientras busca a su hijo en la gran ciudad, hace proselitismo a favor del General Uribe Uribe, su ídolo.
La segunda, es la Profe Margarita (Obeida Benavides). Ella vive en nuestros tiempos, es una víctima contemporánea de la violencia de finales del siglo XX y principios de éste. Desplazada desde el Pacífico ejerce su oficio con dignidad, mientras busca verdad y reparación.
¿Cómo se entrelazan sus historias? En clase, la Profe Margarita está leyendo con sus estudiantes la bibliografía de la Loca Margarita. En ese ejercicio todos descubren que nuestro gran drama es la repetición de tragedias en un conflicto que ha sido siempre el mismo a pesar de que periódicamente le cambien el nombre. Algo maravilloso que resulta de esa práctica en el aula es la transformación de posiciones e imaginarios en los estudiantes y quizás en el espectador.
La miniserie no le huye al hecho de que capas importantes de colombianos ven a los desplazados con desconfianza e incluso los consideran un lastre. Otros, en cambio, con actitud compasiva y en su afán solidario son excesivamente condescendientes con ellos y su situación.
Como se mencionó antes, el General Uribe Uribe hace presencia en la historia, su violento asesinato es recreado y es crucial en la toma de posturas radicales por parte de la Loca Margarita.
Creo que el gran mensaje de esta miniserie es que una víctima del conflicto puede terminar llena de odio y rencor (como la Margarita del pasado que acaba desquiciada vagando por las calles del centro de Bogotá) o siendo resiliente para reconstruir su vida (es lo que hace la Margarita del presente: ella no olvida, su dolor la acompaña, pero decide pasar la página).
LO BUENO 👍
  • Las actuaciones de Osorio y Benavides como las dos Margaritas. La segunda, es bastante conmovedora con su lenguaje corporal. 
  • La ambientación de la Bogotá de las primeras décadas del siglo XX. 
  • Está bien contada, se entiende fácil, aunque no se tenga el contexto histórico.
POR MEJORAR 👎
  • El uso de algunos estereotipos en cuanto a las posiciones frente a los desplazados y los movimientos sociales.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Hulk, la furia verde

Batman (1989)

Una bruja que no hechiza