Entradas

Mostrando las entradas de mayo, 2015

El abrazo de la serpiente

Imagen
Con "El abrazo de la serpiente" ocurren muchas cosas maravillosas.
Primera: Es arriesgada. Abandona los estereotipos que casi la totalidad de los largometrajes colombianos tienen como fórmula ganadora: el chiste fácil, la exageración de nuestra idiosincrasia y la inclusión de las diferentes formas de criminalidad que existen en el país. Por otra parte tener el paisaje exuberante del Amazonas y no mostrarlo en color, sino en blanco y negro, es una apuesta que podía tanto salir muy bien, como muy mal.
Segunda: Es profunda pero no aburrida. En contraposición a las películas colombianas, nuestros cortometrajes nacionales (que estamos "obligados a ver" en las salas de cine) se caracterizan por ser pretenciosos, alucinantes y en general aburridos. Esta película aborda preguntas epistemológicas pero no por eso es soporífera, o para ser más claros, no es un ladrillo. Igualmente, las reivindicaciones étnicas y sociales, así como la denuncia se hacen de manera inteligente.
Ter…

El club de los olvidados

Imagen
"Así es —suspiro el coronel—. La vida es la cosa mejor que se ha inventado" Dentro de la extensa obra del escritor colombiano Gabriel García Márquez (1927-2014) hay algunos libros que me agradan mucho y otros que realmente me parecen densos y que he preferido no leer. Pero, entre todos sus cuentos y novelas, "El coronel no tiene quien le escriba" es para mí especialmente valioso, por esa personaje terco y entrañable que mantiene la esperanza cuando la esperanza en todos ya ha muerto.
Tanta es mi afición a el coronel que ha lo largo de los últimos años he adquirido varias ediciones de la obra, las cuales pueden ver en la imagen que acompaña a este texto. A continuación hago breve descripción (de izquierda a derecha) de cada una de éstas: Uno de los libros que me fue asignado en octavo grado para leer fue éste, ha sido una de las mejores obligaciones que me han impuesto en la vida. Esta edición corresponde a la Colección Índice de Editorial Sudamericana, ya está basta…