Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de octubre, 2010

Un año de Esquirlas

El 29 de octubre de 2009 publiqué mi primera entrada en este blog. En este texto breve trataba de delinear el propósito de la existencia de [Esquirlas] y aclaraba los temas de los cuales escribiría regularmente.
Hoy después de 365 días, las cosas han cambiado mucho. En el país se respiran otros aires después de episodios de toda índole. El blog también ha evolucionado, ahora tiene una identidad que a partir de hoy pretendo consolidar y ha conseguido algunos visitantes frecuentes que me lo han manifestado pero que no son tan generosos en su participación en este espacio como quisiera. Sin embargo, hay algo que sigue intacto desde el primer día y es el principio fundamental de esta tarea: "El silencio no es una opción" lo dije entonces y me mantengo firme en la actualidad, tanto así que esa frase es el eslogan del nuevo [Esquirlas].
En este año los escritos le han dado una clara orientación al blog que podría definir como político y literario con algunas incursiones en tecnol…

No hay silencio que no termine

1. El autor vs. La obra
En su columna de SEMANA del 26 de septiembre Daniel Samper Ospina aborda con su particular estilo la noticia del lanzamiento de No hay silencio que no termine y dice que: “[…] Héctor Abad dijo que estábamos ante un gran tratado sobre la miseria humana. Seguramente. Pero en estas cosas es mejor ser sincero y decir las cosas a tiempo: y no lo voy a comprar. Reconozco que soy una persona mentalmente inferior a todos ustedes, y esta vez me cuesta trabajo separar al autor de su obra […]” En este caso, discrepo de la afirmación de Samper Ospina pues creo que hace tiempo superé los remilgos de aquel lector para el lo cual si lee un libro es porque adora al autor o en su defecto al fenómeno mediático que lo acompaña. Si no fuera consciente de que una cosa es la obra y otra quien la escribe me hubiese privado de los magníficos relatos de García Márquez que como persona me parece un ser público ambiguo, contradictorio y bastante convenenciero. Es por eso que en esta ocas…

Una nueva cruzada por la moral

Cada cierto tiempo surge un grupo de personas que reacciona de forma airada ante un acontecimiento que según sus sabias palabras es ofensivo y va contra la moral, ya sea esta fundamentada en principios religiosos o en los más férreos valores de la gente bien.  En esta ocasión el turno es del Consejo de Padres para la Televisión de EE.UU que no aprueba unas fotos magníficas de Lea Michele, Dianna Agron y Cory Monteith, protagonistas de la serie Glee en la Revista GQ (Edición norteamericana). Para este grupo la sesión de fotos es hipersexual, para mi son sugestivas, y agregan que "Al autorizar este tipo de despliegue casi pornográfico, los creadores del programa han establecido sus intenciones respecto a la dirección de la serie. Y no es buena para las familias".  Realmente esa reacción me parece desmedida y escapa de mi entendimiento como una sociedad como la norteamericana tan pervertida en muchos aspectos puedo contar con miembros que elevan un memorial de agravios ante co…

De todo un poco

En el último mes he tenido este blog bastante abandonado. Hoy aprovechando los días de ocio que estoy viviendo aprovecho para escribir nuevamente. 
En realidad quiero escribir acerca de varios temas por lo que esta entrada no tendrá un hilo conductor único y algunos les podrá parecer desordenada.
En primer lugar, deseo presentar mi opinión con respecto al gran acontecimiento de esta semana: El rescate de los mineros en Chile. La alegría que embargó a las familias de los directos afectados se propagó a todo el pueblo chileno y desde ahí a todos los habitantes del planeta. En estos setenta días hemos sido testigos de una verdadera epopeya, un retorno de un no muy grato "viaje al centro de la tierra". Ahora viene otra etapa de esta novela, el regreso a la superficie y el enfrentar su nueva situación y la efímera fama que llega a sus vidas.
Viendo el lado jocoso de esta historia han surgido todo tipo de bromas, una que me parece muy graciosa es que si eso hubiese sucedido en Colomb…