miércoles, noviembre 14, 2018

ROMA: Retrato de la cotidianidad

ROMA, la más reciente película de Alfonso Cuarón, es una producción original de Netflix y quizás por esto la distribución ha sido poco ortodoxa: se ha proyectado en algunos festivales, tendrá un estreno limitado en salas de cine a finales de noviembre y estará en la plataforma a partir del 14 de diciembre.

Hace algunos días tuve la oportunidad de asistir a una de las cuatro únicas funciones de la película que Cine Colombia programó en el marco del festival The Classics.

ROMA evidencia el conocimiento y talento profundos alcanzados por Cuarón, quien construye en blanco y negro un retrato de la vida cotidiana a partir de una historia simple y bella que ocurre en México a principios de los años setenta del siglo pasado.

La fotografía de la película es impecable, pero donde alcanza un nivel superior es en la edición de sonido: nunca he escuchado nada igual. Sin embargo, creo que cuando esté en Netflix eso no se podrá disfrutar (espero equivocarme).

Estoy seguro de que ROMA se convertirá en un clásico cinematográfico que trascenderá el contexto latinoamericano. Por el momento es la candidata por México para la categoría de mejor película extranjera de los Premios Óscar, aunque podría llegar a ser nominada en otras categorías. 

Les recomiendo completamente verla, si tienen la oportunidad en una sala de cine, y sino en Netflix a partir del 14 de diciembre.


lunes, octubre 29, 2018

Un mundo de rarezas

En el papel, Maniac era una propuesta interesante de Netflix. En la realidad, aunque tiene momentos brillantes, se pierde en su exceso de rarezas. 

Owen (Jonah Hill) y Annie (Emma Stone) se conocen en medio de un riesgoso estudio farmacológico de Neberdine Pharmaceutical Biotech (al ver su marca es difícil no conectarla con los logotipos de Apple antes de 1998 e IBM) para probar un tratamiento que podría llegar a curar cualquier trastorno mental. Ambos personajes, han vivido episodios traumáticos, pero paradójicamente, no hacen parte del experimento porque les interese sanar, sino más bien buscan lidiar con sus demonios, encontrar un poco de alivio, cada uno a su manera. 

La puesta en escena es confusa: pareciera que nuestros personajes viven entre los años 70 y 80 del siglo pasado; no obstante, su tecnología es más avanzada (se parece un poco al 2015 de Back to the Future Part II), aunque no tienen algunas de las invenciones de las que hoy gozamos (por ejemplo, smartphones). Además, la inteligencia artificial está presente en GRTA (también llamada Gertie) una supercomputadora que es consciente de su propia existencia (imposible no recordar a HAL 9000 de 2001: A Space Odyssey) y que también está lidiando con sus propios problemas, pero no sabe separarlos de su trabajo, que es precisamente conducir el prometedor estudio. 

En cuanto a sus protagonistas, Hill convence con su expresión facial en la que revela a un atormentado Owen, pero se echa de menos su versatilidad, pues su interpretación es carente de matices. Por su parte, Stone es la gran estrella de la miniserie pues en su debut televisivo demuestra porque con menos de 30 años es una de las mejores actrices de la actualidad: sus múltiples encarnaciones de Annie son diferentes, complejas, grandiosas. 

Un punto para destacar de Maniac es su esperanzador final (¿WALL•E estás ahí?) después de unos episodios más bien sombríos. Por fortuna, sabemos que no habrá continuación, pues según su showrunner Cary Fukunaga ya pusieron en pantalla todo lo que querían contar (incluido un hermoso homenaje a Cervantes y su Quijote).

jueves, junio 21, 2018

Populistas a la colombiana

En Populistas a la colombiana (Debate, 2018) Jorge Giraldo Ramírez propone, desde la academia, una mirada menos superficial de la existente hasta ahora, sobre el populismo en el país. Giraldo afirma que el populismo es una forma de hacer política y gobernar que no se ajusta a las típicas etiquetas de izquierda y derecha. También presenta algunas figuras populistas del siglo XX y la actualidad en Colombia (Escuchar la recopilación de audios). Finalmente explora sobre la posibilidad de un populismo en las condiciones actuales de nuestra nación. Para cerrar este intento de reseña, transcribo un pequeño fragmento: “El problema es que la gente del común vive en la cotidianidad y juzga el sistema político en términos tan cortos que ni siquiera abarcan el lapso de la propia vida. Este sentido de urgencia ha sido captado regularmente por los gobiernos populistas”. #Instabooks #Bookstagram #MeGustaLeer
Una publicación compartida por Jesús (@gameofjesus) el

Los audios recopilados fueron obtenidos de las siguientes fuentes:


martes, junio 19, 2018

Ir a cine: una reflexión

Ir a cine, es para mí un placer, un gusto que me permito satisfacer y una oportunidad de desconectarme del espacio y el tiempo por dos horas, a veces un poco más, otras un poco menos. Nunca apago el celular cuando veo una película, pero sí lo silencio apenas comienzan los cortos y vuelvo a revisarlo cuando ruedan los créditos finales o al salir de la sala.
Aunque es difícil imaginarlo, es probable que haya personas que van obligadas a cine, sin embargo, seguramente son una pequeñísima minoría. Considero, entonces, que la mayoría de espectadores toman la decisión libre de ir a disfrutar de una película, y por eso no entiendo a esas personas que no guardan el celular, que están pendientes de los mensajes que les llegan y que aparentemente están a la espera de una llamada de vida o muerte.
Creo que uno de los males de nuestro tiempo es que estamos hiperconectados, por lo cual algunos individuos temen abandonar ese estado, así sea por cortos períodos de tiempo; probablemente, sienten que son indispensables para el mundo y que los complejos engranajes del universo van a dejar de funcionar correctamente si ellos no están pendientes.
Sé que cuando uno está en una sala de cine pueden pasar muchas cosas, tanto buenas como malas, en nuestras vidas personales y laborales, pero eso es algo a lo que siempre estaremos expuestos, es inherente a la condición humana. El mundo sigue su rumbo y sería bonito aprovechar el tiempo y el dinero invertidos para ver una película a plenitud y respetar el derecho de los otros a hacer exactamente eso mismo. Ni más ni menos.

domingo, marzo 04, 2018

Predicciones para los Oscar 2018

He decidido arriesgarme con algunos pronósticos para la 90 ceremonia de los Oscar que se llevará a cabo esta noche. Vamos a ver cuantos aciertos tengo.


martes, febrero 06, 2018

Ciro & Yo

El documental Ciro & Yo con sensibilidad, frescura y sencillez triunfa en una empresa en la que otras producciones —con mayor chequera, más pretensiones y mucha publicidad— fracasaron, o al menos, no colmaron las expectativas generadas.

Tomando como punto de partida la historia de una de tantas víctimas, Ciro Galindo, y su familia, el documental hace un recorrido con un tono reflexivo, objetivo y sin concesiones, por el conflicto armado colombiano en las últimas cinco décadas, con especial énfasis en el período comprendido entre el año 1998 y la actualidad.

Galindo nació en 1952 en Coyaima (Tolima), pero la violencia entre liberales y conservadores obligó a su madre a tomar la decisión de abandonar su pueblo. Ya establecido en La Macarena (Meta), formó familia y tuvo tres hijos, pero, tristemente, aun le esperaban las más grandes penas.

A su hijo mayor (Jhon) se lo quitó la naturaleza; Elkin, el de en medio, fue reclutado por la guerrilla, se desmovilizó, fue informante del Ejército y luego, en una cruel jugada de la vida, terminó colaborando con las autodefensas, organización que finalmente ordenó asesinarlo. La trágica muerte de su segundo hijo y el desarraigo que conlleva el desplazamiento causó una profunda depresión en Anita, la esposa, que a la postre terminó con su vida.

Hoy, la única familia de Ciro es su hijo menor, Esneider, quien junto con su padre lucha por superar cada una de sus tragedias y dejar atrás la negligencia que durante años el Estado mostró ante su caso. Hoy aprovechan los beneficios que les brinda la Ley de Víctimas, la cual, junto con la desmovilización de las FARC, ha propiciado positivas transformaciones, que algunos todavía se niegan a ver. 

Un recurso importante al que acude Miguel Salazar, realizador del documental y amigo de la familia Galindo, es el uso de material de archivo de distintos medios en épocas diferentes de la historia de Colombia. Algunas imágenes y grabaciones de videos son especialmente crueles o desgarradoras, pero están ensambladas con maestría y son tan pertinentes que su presencia es incuestionable en el contexto de fondo que requieren los testimonios de Ciro, Esneider y la voz de Anita, que quedó capturada en algunas cintas que Salazar grabó hace algunos años, quizás porque ya tenía en mente este proyecto. 

Todo lo anterior, hace de Ciro & Yo un gran documento histórico, el cual debemos ver la mayor cantidad de colombianos y que debería usarse como material de consulta de primer nivel en las instituciones educativas ahora y durante muchos años.