domingo, agosto 09, 2015

Asuntos de un hidalgo disoluto

Título: Asuntos de un hidalgo disoluto
Autor: Héctor Abad Faciolince
Páginas: 211
Editorial: Punto de Lectura (Santillana Ediciones Generales)
Año: 2009
ISBN: 978-958-704-900-8
Calificación:

"La eficacia del sacramento de la confesión, [...], no se limita a la catarsis de vomitar las maldades hechas. Tan importante como la catarsis es el sigilo sacerdotal, que es el que nos permite seguir haciendo lo mismo de antes sin que nadie lo sepa. Y su repetición infinita nos permite, sobre todo, arrepentirnos una y otra vez del camino torcido, sin abandonarlo jamás. Además, nadie lo sabe y la confesión me lo perdona; el que peca y reza empata; todo, a la larga, y siempre que se haga al escondido, está permitido o a la larga perdonado. Sin respetar esta regla, no se puede vivir en un país católico [...]."
Definición

Asuntos de un hidalgo disoluto es la primera novela de Héctor Abad Faciolince. Es evidente que se trata de la obra de un escritor principiante: desordenada, delirante y revestida de un lenguaje farragoso, a veces pretencioso.  Llegué hasta la última página del libro más por el compromiso que tengo como lector, que por un deseo genuino de hacerlo.
Asuntos de un hidalgo disoluto (Tercer Mundo Editores, 1994)

Sinopsis

Cuando tiene certeza de que el final está cerca, el millonario Gaspar (Urdaneta) Medina decide dictarle sus memorias a su joven asistente Cunegunda Bonaventura, para así dejar testimonio de lo que ha vivido a lo largo de siete décadas, aunque en un relato no estrictamente cronológico y que salta entre Medellín e Italia. Gaspar se presenta al lector como un personaje excéntrico y contradictorio, a veces refinado y adorable; otras, burdo y anodino.
Asuntos de un hidalgo disoluto (Alfaguara, 2000)

Curiosidades
  • Quitapesares es un personaje presente desde las primeras páginas, es muy interesante lo que dice y poco a poco el lector va encontrando pistas de quien realmente puede ser. Al final de la novela se hace la luz al respecto de su identidad.
  • En alguna parte de la obra se deja entrever un episodio del pasado de Cunegunda Bonaventura que quizás habría sido interesante que Abad explorara con mayor profundidad. Quedé en suspenso al respecto.
  • Esta novela fue publicada originalmente en el año 1994 por Tercer Mundo Editores. En el año 2000, el sello Alfaguara (Editorial Santillana) la reeditó y finalmente, en 2009 se llevó al formato de bolsillo con el sello Punto de Lectura.
  • Hay una alta dosis de humor negro y críticas para nada disimuladas a la religión y la clase política colombiana.
  • Me encantó, por original, el capítulo "XXIV Donde se hace un elogio del silencio y se declara lo que no se dice al pasar por alto algunos años de vida". Eso sí, el título de esa sección y de todas las demás es demasiado largo.
Asuntos de un hidalgo disoluto (Punto de lectura, 2009)

Veredicto

Léalo bajo su propio riesgo. Siempre será posible encontrar mejores libros en la Abad Faciolince: Angosta (Seix-Barral, 2004), El olvido que seremos (Planeta, 2006) y La Oculta (Alfaguara, 2014), por ejemplo.

El gusano de seda

Título: El Gusano de Seda
Título original: The Silkworm
Autor: Robert Galbraith
Traducción: Gemma Rovira Ortega
Páginas: 544
Editorial: Salamandra
Año: 2015
ISBN: 978-84-9838-653-0
Calificación: 

Una confesión vergonzosa

Tengo que admitir, y probablemente sea el caso de muchos lectores, que si no conociera la identidad real de Robert Galbraith aún no habría leído El Canto del Cuco (The Cuckoo's Calling), y ahora, El Gusano de Seda

Quizás ni siquiera existirían traducciones de estos libros al español si el misterio que acompañaba al novel autor no se hubiera desentrañado.

Regresando desde otro planeta

La primera aventura de Cormoran Strike fue publicada en español por el sello Espasa de la Editorial Planeta. El segundo libro dedicado al detective ha sido editado por Salamandra, que es la editorial natural de J. K. Rowling en español, pues publicó toda la saga de Harry Potter y libros asociados, así como Una Vacante Imprevista (The Casual Vacancy).

Sinopsis

El éxito ha catapultado la carrera de Cormoran Strike como detective privado. Después de una crisis personal y económica, ahora el trabajo lo absorbe y la ayuda de su asistente Robin Ellacot, aunque valiosa y eficiente, parece no ser suficiente, más aún, cuando ella tiene proyectos importantes que probablemente transformarán su vida y afectarán su relación con Strike.

Entre su apretada agenda, Strike acepta buscar al excéntrico escritor Owen Quine, quien ha desaparecido, cuando estaba a punto de publicar una nueva novela que dejaría en muy mala posición a varios de sus conocidos. 

Strike encuentra el cadáver de Quine con notorias evidencias de sevicia. Entonces, él y Robin tendrán la importante, y peligrosa, misión de descubrir al asesino entre un grupo de personas del mundo editorial en el que se movía el fallecido escritor.

Impresiones

Que buena portada: al igual que la imagen escogida para El Canto del Cuco, esta portada se ajusta perfectamente a la descripción que el autor hace de Strike y de Londres como el lugar donde ocurren sus aventuras. A pesar de que en este caso, los colores son un poco más vivos, no deja de haber un espíritu taciturno y bohemio que agradezco sobremanera. Además, las letras del título están en relieve y eso no deja de ser divertido para el lector aunque ya esté un tanto lejos de la infancia.

Amé los títulos de los capítulos: el contenido de cada capítulo tiene clara relación con un fragmento de una obra literaria relevante que Galbraith escogió cuidadosamente para encabezarlo. Para solo citar un ejemplo, el capítulo 16 se titula así:
“...que no esté cruda la cena, pues ya tendréis
de sangre suficiente, la panza llena.”

THOMAS DEKKER y THOMAS MIDDLETON, The Honest Whore
Tocar a los personajes: una virtud de Galbraith, que ya había notado en el primer libro dedicado a Strike, es su impecable construcción de los personajes; es muy fácil imaginarlos, casi palparlos. Como lector siento que logré conocerlos gracias a las situaciones anecdóticas que se incluyen a lo largo de la novela. Esos episodios permiten explorar historias anexas a la trama principal y en general son muy amenas, pero en un par de ocasiones las sentí innecesarias y su inclusión fue forzada.

Corrosividad: el libro es ácido en el sentido químico de la palabra, pero también es especialmente descarnado en desnudar la cara oculta de la industria editorial: la lucha de egos, la sobrevaloración de las habilidades propias y el desprecio de las fortalezas del otro, el perfeccionismo extremo y el oportunismo, entre otros. Ya en El Canto del Cuco habíamos visto algo similar con la descripción del mundo del espectáculo en el que se movía Lula Landry.

Veredicto

Estamos ante una muy buena novela de corte policíaco. Con maestría Galbraith logra consolidar a Cormoran Strike como un detective que esperamos ver en más aventuras, y no decepciona con su segunda entrega a pesar del punto tan alto que dejó El Canto del Cuco. Para mí fue imposible no dejarme atrapar por esta historia de desaparición y asesinato y lanzar teorías propias acerca de quién es el o la culpable. La recomendación es estimado lector que lea El Gusano de Seda tan pronto pueda.

El carrusel de la candidatización


Son nueve las personas que buscan la alcaldía de Bogotá. Dos mujeres, siete hombres. Aquí mi opinión y análisis a cerca de la actual situación:

Los rezagados I:

Hay tres candidatos que tienen un reconocimiento muy bajo entre la ciudadanía bogotana (Lea Del anonimato a desear el segundo cargo del país): Daniel Raisbeck, Alex Vernot y Ricardo Arias. Probablemente ellos mantendrán hasta el final su candidatura, pues a pesar de sus bajos números en las encuestas (hecho reiterativo en todas) y la poca disposición de gran parte de los medios tradicionales para incluirlos en foros y debates, lo que buscan es posicionar sus respectivos proyectos políticos y porque no decirlo, figuración.

Los rezagados II:

María Mercedes Maldonado y Carlos Vicente De Roux merecen tolda aparte. Ambos son personajes con mayor reconocimiento que los anteriormente mencionados. Ella fue secretaria de hábitat en la administración de Gustavo Petro y durante dos días, alcaldesa designada por el presidente Juan Manuel Santos. Él es un brillante concejal que militó en la filas del Polo Democrático Alternativo pero se alejó del partido después de hacer una juiciosa investigación sobre el carrusel de la contratación en la ciudad que publicó junto a Petro. A pesar de lo dicho, sus números son bajos. 

Probablemente Maldonado se mantenga en la contienda hasta el final (todos sabemos de la terquedad que acompaña a nuestro alcalde) pero la maquinaría de Bogotá Humana no está con ella. Por el lado del candidato del Partido Verde es posible que en algunas semanas realice una alianza con alguno de sus actuales adversarios, veo dos opciones: Rafael Pardo Rueda o Clara López Obregón, aunque si es con ella tendrá que tragarse un gran sapo y sería impresentable después de los roces que han tenido en recientes semanas.

El efecto Uribe:

Francisco Santos Calderón es el candidato del Centro Democrático, en los sondeos de distintas firmas figura de cuarto (alejado de los tres punteros). Teniendo en cuenta lo que ocurrió en la primera vuelta de las presidenciales el año pasado, puede que Pacho obtenga un poco más de los votos que las encuestas predicen, sin embargo, el abrazo de Álvaro Uribe Vélez siempre ha sido perjudicial para el candidato que recibe su bendición —sino pregúntenle a Juan Lozano (2003), Enrique Peñalosa (2007 y 2011)—. Veo pocas posibilidades de que esta campaña sea retirada (la obstinación de Uribe), pero, si cada vez es menos viable, algunos votos irán a parar donde Peñalosa.

Los punteros:

Enrique Peñalosa, Clara López y Rafael Pardo son de acuerdo a diferentes encuestas los candidatos que lideran la intención de voto. Dependiendo de la compañía encargada de la recolección y estructuración de datos, ellos se mueven en el podio.

¿Qué decir de Peñalosa? El eterno candidato. Después de perder en 2011 él mismo dijo que era "un muerto político", pero aquí lo tenemos otra vez. Me parece oportunista y poco serio pues se ha dedicado a alternar entre buscar la presidencia y la alcaldía de Bogotá. Si su candidatura se desinfla (creo que así va a ser) podría hacer coalición con Pardo, pero no está tan claro, como explicaré más adelante.

Los bogotanos nos equivocamos, y no contentos con eso, nos volvemos a equivocar y luego otra vez. Clara López puede ser la nueva equivocación. Esperemos que no sea así, pero...

Finalmente, hablemos de Rafael Pardo, creo que el Distrito está con él (aunque nunca lo reconocerán oficialmente). Es el candidato de la unidad nacional, pero sin Cambio Radical, que está con Peñalosa. Pardo, está jugando a dos bandas, ha intentado mostrarse como un candidato que busca una coalición de ciudadano más allá de los partidos, pero necesita sumar apoyos, ¿el problema? un apoyo velado de Petro es incompatible con una coalición con Peñalosa (crítico y rival del alcalde) que está cobijado por el partido del enemigo de nuestro burgomaestre, el vicepresidente Germán Vargas Lleras.

Sin más que decir por ahora, hasta aquí llega este texto. Espere nuevos reportes y lea los programas de los candidatos.