jueves, enero 29, 2015

Estamos en Cundinamarca, no en Dinamarca

Esperé muchos años para ver Breaking Bad (2008-2013). Algunas personas me habían hablado de su calidad y lo atrapante de su argumento. Veía algunos comerciales de la serie en el canal de televisión que la transmite en Latinoamérica y confirmaba que se trataba de un producto más que destacable. El año pasado, entre abril y mayo, devoré los 62 capítulos uno tras otro, ¡Gracias Netflix!,y supe que era muchísimo mejor de lo que esperaba —y tenía unas expectativas muy altas—.

El 13 de enero se estrenó en el Canal Caracol la adaptación colombiana de la serie, que han llamado Metástasis. Vi ese primer capítulo y también algunos segmentos más en días posteriores. Es un producto muy bien logrado, el elenco en general es bastante bueno y destaca sin lugar a dudas Diego Trujillo.

Ahora bien, reconociendo la calidad de Metástasis, admito que no me gusta, ya que mi razón y mi corazón están con Breaking Bad. Esta propuesta está realizada para un público que no haya visto la serie estadounidense. Para mí, la adaptación no le hace justicia a los personajes, las situaciones y los paisajes de la original. Y es que una cosa es Cundinamarca, y otra muy diferente Dinamarca.

Tráiler (editado por un fanático) de la primera temporada de Breaking Bad (2008) 

Tráiler de Metástasis (2014)