viernes, septiembre 26, 2014

Una historia, múltiples versiones

Leí A Sangre Fría de Truman Capote hace seis años; llegué al libro después de haber visto la película Capote en la que el recientemente fallecido Philip Seymour Hoffman interpreta al escritor en la etapa de su vida en la cual se encontró con la terrible historia que recrea en este texto que introduce sin lugar a dudas nuevas técnicas en el periodismo de investigación.

Capote (1924-1984), es sin lugar a dudas un personaje muy interesante. El talento de su pluma lo llevó a tener una prolífica producción en varios géneros. Pero era demasiado excéntrico y quizás un tanto autodestructivo. Arrastraba traumas de su niñez y en la vida adulta hizo manifiesta su homosexualidad en una vida colmada de excesos.

La premisa con la que Capote inicia el reto periodístico, que finaliza con A Sangre Fría, es conocer como impacta un horrendo crimen en la vida de los moradores de un apacible pueblo de la Kansas más profunda. Luego, cuando los delincuentes son capturados  decide completar el panorama reconstruyendo sus perfiles. Todo esto lo llevará a un ejercicio agotador que duró un lustro y que pasó de ser un artículo para The New Yorker a el más importante libro de su carrera.

Este período tan interesante en la vida del autor fue llevado a la gran pantalla en dos películas relativamente recientes realizadas de manera casi consecutiva. Después de la aparición Capote de Sony Pictures Classics en el año 2005, Warner Independent Pictures estrenó en 2006 Infamous.

De las dos, prefiero sin lugar a dudas Capote, pues me parece que tiene una atmósfera oscura que se ajusta mejor al drama que todos vivieron, se centra más en la complejidad de los personajes que en la construcción de escenarios. Además la actuación de Hoffman es realmente impecable (quizás una prueba de esto es que en 2005 arrasó en la categoría Mejor Actor en los Premios Óscar, Globos de Oro, BAFTA y SAG).


Tráiler de Capote (2005)

Infamous es bastante ambiciosa, tiene un elenco de lujo, pero es demasiado colorida y termina quizás  con una carga de humor demasiado alta. Gwyneth Paltrow hace parte de su elenco y aparece al principio de la película en una escena bastante bien lograda que promete algo diferente a lo que realmente el espectador termina viendo.


Tráiler de Infamous (2006)


Adicionalmente, a lo descrito anteriormente, una versión cinematográfica del libro de Capote se estrenó en 1967, con lo cual podemos ver como una misma historia la tragedia de los Clutter, pero también la de sus asesinos Dick Hickock y Perry Smith— ha sido contada desde múltiples ópticas.

martes, septiembre 02, 2014

Heridas abiertas

Título: Heridas abiertas
Título original: Sharp Objects
Autor: Gillian Flynn
Traducción: Ana Alcaina
Páginas: 306
Editorial: Penguin Random House
Sello: Literatura Random House
Colección: ROJA & NEGRA
Año: 2014
ISBN: 978-958-58462-2-7
Calificación: ★★★

Sharp Objects (2006) es el primer libro de Gillian Flynn, escritora norteamericana que ganó reconocimiento con su tercera novela Perdida (un éxito en ventas que en octubre estrenará su versión cinematográfica). Ahora, Penguin Random House publica la traducción al español en la colección ROJA & NEGRA con el título de Heridas Abiertas.

A manera de sinopsis 

Gillian Flynn
Camille Preaker es una treintañera que trabaja para un periódico de éxito moderado en la ciudad de Chicago. Los fantasmas de su infancia y adolescencia la persiguen y en sus constantes visitas han dejado profundas huellas físicas y emocionales. Cuando Camille es enviada a cubrir una noticia a su pueblo natal, Wind Gap, se ve obligada a hacerles frente a sus demonios. La reportera debe escribir para su medio algunos artículos sobre la desaparición de una niña, que podría tener conexión con el rapto y muerte de otra infante que ocurrió en Wind Gap meses atrás.

Camille tiene que recorrer los sitios de su vida pasada y hablar con personas que no le agradan, pero nada es tan terrible como reencontrarse con Adora, su madre, con la cual tiene una relación a la cual el adjetivo disfuncional le queda chico. También, su visita no planeada le trae la oportunidad de construir una relación con su hermana Amma, quien está despuntando a la pubertad  y es casi una desconocida para la protagonista. 

De manera paralela a su lucha en el plano personal, la reportera emprende una investigación independiente pues el cuerpo de policía no se muestra especialmente diligente, ni receptivo, y la comunidad en general se resiste a que la prensa se entrometa en el caso. 

Camille carga con una pesada cruz sobre su espalda, por una parte tiene el reto de descubrir quien ha roto la paz en Wind Gap y por otra debe superar los traumas que la vida en ese lugar le dejó. Si tiene suerte quizás salve a más de un inocente, ella incluida.

Portada de Heridas abiertas

Cinco razones para leer Heridas abiertas

Uno: Gillian Flynn es una escritora estupenda, con tan solo tres novelas publicadas ya registra en lo más alto de la lista de autores contemporáneos de novela negra. Esta debería ser suficiente razón para leer Heridas abiertas y culminar esta reseña.

Dos: La novela tiene un ritmo vertiginoso pero no por eso la construcción de los personajes y las situaciones deja de tener profundidad. El libro de Flynn cuenta con una estructura consistente en cabeza de un sólido personaje principal que desde las primeras páginas muestra su complejidad. Así mismo, la investigación que pone en manos de Camille es rigurosa al armar como un rompecabezas un perfil realista de las víctimas (niñas con historias de conflicto) y caracterizar su entorno familiar y de amistades.  

Tres: Flynn sabe que el mundo es un lugar extraño. Tiene la certeza de que hay sitios que, como Wind Gap, aparentan ser idílicos parajes gobernados por hombres justos que se han unido en sagrado matrimonio con mujeres bellas y piadosas, pero en realidad se derrumban a pedazos y sus habitantes son escorpiones mediocres que se aguijonean unos a otros.

Cuatro: La autora juega de manera magistral con los sentimientos y la psicología de sus personajes y también de lector. Con Perdida tuve la impresión, que se vino a confirmar con Heridas abiertas, de que Flynn nos sube en una montaña rusa, nos lleva muy muy alto y luego nos arroja en caída libre y un instante antes de golpearnos contra el piso hace que frenemos para estabilizarnos y volvamos a ascender de manera moderada para luego bajar definitivamente. Es un viaje peligroso, pero placentero.

Cinco: «A veces, cuando dejas que la gente te haga cosas, en realidad tú se las haces a ellos» es una frase que es relativamente recurrente en el texto y que considero resume muy bien lo que podemos encontrar en el libro: las relaciones de poder, el deseo de control, la enfermedad y el cuidado y las apariencias que guardamos ante los que nos rodean.

Sin más por decir les invito a leer Heridas abiertas, si se arriesgan, lo devorarán como yo lo hice.


Book-Trailer de Heridas abiertas