viernes, mayo 30, 2014

El valor de la imagen

Y aquí estamos. El 15 de junio, los colombianos volveremos a las urnas para escoger nuestro presidente entre Juan Manuel Santos y Óscar Iván Zuluaga

Por estos días los dos candidatos se dedican a afinar su estrategias haciendo alianzas, moviendo personas dentro de su estructura de campaña y puliendo el mensaje que quieren comunicar a los votantes. En este último aspecto es importante la transformación que se va dando en el logo que representa a cada uno de estos personajes.

A continuación presento un resumen de lo que han sido las dos campañas del actual presidente y de como ha ido cambiando la estrategia publicitaria del candidato Zuluaga en este aspecto.

2010, Uribe III

En el año 2010, Juan Manuel Santos trató de tener una campaña con vuelo propio, tomando distancia de los colores tradicionales del Partido de la U y desmarcándose de lo que habían sido las campañas de Álvaro Uribe en 2002 y 2006. El naranja predominó en esta primera etapa. Sin embargo, ante el crecimiento de Antanas Mockus y el auge de la Ola Verde, J. J. Rendón apareció en escena y convirtió a Santos en la promesa de un tercer gobierno de Uribe, el cual tuvo que aceptarlo como su candidato por sustracción de materia.


2014, Santos: del timbo al tambo 

Juan Manuel Santos, es en esta oportunidad el candidato de una coalición de tres partidos (la U, el Partido Liberal y Cambio Radical), que junto con el Partido Conservador conformaron durante su gobierno lo que se denominó Unidad Nacional que junto en un mismo costal a gente de todos los colores y eso refleja precisamente el logo inicial de la campaña, tanto en las letras como en las palomas que lo simbolizan. Algo más relevante es que se trató en conectar al elector con el candidato y por eso primero lo llamaron Juan Manuel, luego por su nombre completo Juan Manuel Santos y finalmente por su apellido, Santos, como siempre lo hemos conocido. En esta etapa el mensaje siempre fue que se necesitaba un segundo tiempo para que se hicieran las cosas que todavía no se han hecho en estos cuatro años.


Con miras, a la segunda vuelta, el mensaje ha cambiado dramáticamente, el logo Santos Presidente se ha aplanado completamente, las palomas de la Unidad Nacional se han convertido en las palomas de la Unidad por la Paz (con los colores de la bandera colombiana) y el mensaje está totalmente jugado por la paz.

2012-2014, la máscara del Zorro

Óscar Iván Zuluaga, fue el primero de los pre-candidatos uribistas que saltó al ruedo cuando se hizo palpable que Santos "había traicionado" al ex-presidente. En consecuencia de lo anterior, comenzó un trabajo juicioso en el que empezó a dar a conocer sus propuestas. Luego llegó la convención para escoger el candidato del partido de los mil nombres, que finalmente se llamó Centro Democrático, en la cual por dedazo fue señalado Zuluaga. Ya como candidato oficial, la campaña trató de conectar con la gente, pero nada que lo lograba. Se necesitó un cambio de estrategia y la llegada de un nuevo publicista para que los uribistas dieran en el clavo al apropiarse de la popular Z (símbolo del héroe enmascarado llamado el Zorro).


Actualización (13/06/2014): Durante las dos últimas semanas de campaña el candidato Zuluaga ha conservado la misma imagen para su publicidad, sin embargo, ha variado el eslogan de "Por una Colombia distinta" a "Un nuevo tiempo va a comenzar".


martes, mayo 27, 2014

Comparaciones absurdas

Desde el pasado domingo 25 de mayo, día de elecciones presidenciales, comenzó a circular por redes sociales un comentario en el que se expresaba indignación porque para la final del concurso de televisión Yo Me Llamo hubo más votos que los depositados por los ciudadanos colombianos en las urnas de la Registraduría Nacional. Dado que esa noche muchos estábamos sorprendidos y hasta decepcionados con los resultados, era comprensible que la indignación se tradujera en un comentario tan ligero como ese.

Lo anterior sería anecdótico, pero se tornó ridículo, cuando el día de ayer 26 de mayo, el medio periodístico online Las2orillas publicó una nota titulada: “El Sandro de Yo me llamo, sacó más votos que los candidatos a la Presidencia”, en la que esencialmente se exhibe el mismo argumento expuesto por usuarios de Facebook y Twitter

Un medio serio (como considero es Las2orillas) no puede dejarse llevar por las prisas y abandonar el rigor al momento de publicar algo.

Una de las primeras lecciones que se recibe al aprender sobre el tratamiento de datos estadísticos es la composición de la muestra para la recolección de datos y el contexto en el cual se obtiene la información (en este caso: los votos). Y definitivamente, NO es posible comparar a Yo Me Llamo con las Elecciones Presidenciales 2014. Se me preguntará ¿por qué?, aquí va mi respuesta:
  • En Yo Me Llamo una persona puede votar más de una vez. En las etapas previas, cuando las votaciones se hacían por internet cada persona tenía 50 oportunidades de votar, sin embargo, esto se podía incrementar si el individuo contaba con más de un navegador web instalado en su dispositivo y más aún si tiene más de uno de estos (computador de escritorio, computador portátil, tableta o teléfono inteligente).
  • En la final del programa los votos solo se recibían mediante mensajes de texto, cuyo costo individual era de $ 1914 (IVA incluido). Entonces, aquí todo dependía de la cantidad de dinero que quisiera gastar la persona en apoyar a su artista favorito.
  • En Yo Me Llamo puede votar “todo el mundo”: menores de edad, colombianos mayores de 18 años, extranjeros que habitan en Colombia o en el exterior.
Finalmente, considero que no es bueno trivializar las cosas. Por un lado está el gusto por el espectáculo y en otro el deber ciudadano. En una persona no son incompatibles su gusto por la última película de X-Men o su interés en si Falcao irá al Mundial en Brasil, con su preocupación por la situación del país, el conflicto entre Israel y Palestina o el calentamiento global.

miércoles, mayo 14, 2014

¡Aquí están, ellos son!

Para mí no es muy fácil comprender que personas preparadas y con una vida en la mayoría de los casos privilegiada, o al menos bastante cómoda, busquen ocupar el cargo de Presidente de Colombia. Quizás la idea de contar con poder y lograr hacer las cosas que les parece se deben hacer es muy tentadora, pero el costo de conseguirlo es bastante alto, pues en este país a diario surgen problemas desde todos los frentes.

Estamos a muy pocos días de escoger presidente para otros cuatro años, o en el peor de los casos, para seleccionar dos personas que se volverán a enfrentar en las urnas el 15 de junio próximo.

Como ciudadano considero que es muy importante conocer a los candidatos y sus propuestas para poder decidir el voto con argumentos que van más allá de simpatías y antipatías de carácter personal. Es por eso que en primer lugar invito al lector a visitar la página web de los candidatos: Clara López Obregón, Marta Lucía Ramírez, Juan Manuel Santos Calderón, Enrique Peñalosa y Óscar Iván Zuluaga.


Sin embargo, como estar bien informado nunca será un exceso, recomiendo tres fuentes adicionales para contar con mayores elementos de juicio:

Súper Poderosos: Los Protagonistas de 2014

Este libro (Aguilar, 2014) es un experimento impreso del portal La Silla Vacía, uno de los medios alternativos más importantes para los líderes de opinión que se ha especializado en profundizar en la noticia y contar historias que los medios tradicionales normalmente no desarrollan. Se incluyen los perfiles de veinte personajes que de una u otra manera han sido y serán relevantes en lo que falta del año y quizás en el próximo cuatrienio en la política nacional, entre ellos están obviamente los cinco aspirantes.

¿Por qué es un buen libro? Las personas que escribieron los perfiles no hacen concesiones, escriben lo bueno y lo malo de cada personaje y se evidencia una rigurosa labor de investigación para levantar cada uno de los escritos. A mi particularmente me gustó el texto dedicada a Claudia López por lo bien escrito y entretenido y la evidente contraposición que se evidencia entre el Procurador Ordóñez y el Fiscal Montealegre al leer sus perfiles (¡sí, ya sé!, ninguno de los tres es candidato para estas elecciones).

Lea las primeras páginas del libro aquí.


Los Suspirantes 2014

Replicando un experimento hecho en México durante la campaña presidencial más reciente, la editorial Planeta le solicitó a algunos de los más experimentados periodistas del país construir el perfil de los candidatos a la presidencia (Aída Avella también se incluyó pues era aspirante cuando se publicó el libro) a partir de entrevistas a los aspirantes y a personas relevantes en su vida personal y pública. Considero, sin embargo, que en este caso fueron un poco más benevolentes y pareciera que todos son muy buenos, creo que faltó un poco del lado oscuro de la fuerza de cada uno de ellos. 

En este caso, el perfil más agradable de leer y quizás más humano es el de Clara López escrito por Alejandra de Vengoechea. Una pregunta que me quedó sin resolver es quién se encargó del perfil de Marta Lucía Ramírez.

Encuentre más detalles de este libro aquí.


Revista BOCAS, Edición 29

En su entrega del mes de abril, la Revista BOCAS de la Casa Editorial EL TIEMPO entrevista a los cinco candidatos a la presidencia. Aquí nos encontramos con un enfoque más personal, en el que se intenta explorar como son estas personas en su cotidianidad. Considero que los cinco periodistas que se encargaron de dialogar con los candidatos lo hicieron muy bien, sin embargo, me agradó mucho el trabajo de Gustavo Gómez con el Presidente Santos y la entrevista a Marta Lucía Ramírez por parte de Melba Escobar. A continuación encuentra los vínculos a los cinco textos: