sábado, febrero 01, 2014

Lenovorola

Ya se completó el primer mes de 2014 y tan solo hasta hoy he podido compartir con ustedes mi primer texto del año. Texto que había ido construyendo por fragmentos, como ocurre en algunos casos con las entradas de este blog. Hasta el pasado miércoles el título de lo que usted está leyendo habría sido "Googlerola" y habría estado dedicado a elogiar el estupendo trabajo que Google había hecho con Motorola Mobility, compañía que adquirió en agosto de 2011, pero cuya transacción con todos los permisos de rigor se concretó en mayo de 2012. Sin embargo, fue grande mi sorpresa cuando a mitad de semana, 29 de enero, el CEO de Google, Larry Page, anunció que Lenovo se había hecho con la propiedad del negocio de smartphones de Motorola Mobility.

Durante el tiempo que ha estado en manos de Google, Motorola ha cambiado para bien, revitalizando su marca con el lanzamiento de los equipos Moto X y Moto G que han tenido un amplia acogida por su diseño y precio competitivo en la gama alta y media, respectivamente. Por otra parte, la compañía le dio un aire de renovación a su línea Droid y RAZR que habían venido en franco detrimento en las preferencias de los usuarios de smartphones.

Logo de la nuevo "Lenovorola" (Fotomontaje de esquirlas)

Google y Motorola afirman que la transacción favorece a las tres compañías y a los usuarios; y los análisis de distintos medios expertos en tecnología apuntan a que Lenovo aspira a fortalecer sus ventas de teléfonos inteligentes apalancándose en el prestigio de la marca Motorola y mostrando que puede hacer celulares tan bien como hace computadores (ponen como ejemplo el ThinkPad que antes era de IBM y que el gigante asiático ha respetado en su concepción y características esenciales). Probablemente, a largo plazo, los usuarios veamos los beneficios pero por ahora la sorpresiva transacción deja un mal sabor.

Moto G (izquierda) y Moto X (derecha), los teléfonos que
Motorola lanzó bajo la tutela de Google

Muchos usuarios adoran los productos Google. Por ejemplo, la organización de mi día a día depende en gran medida de los productos de Google: gestiono mis compromisos y citas con Google Calendar, almaceno archivos importantes para mi vida laboral en Google Drive con el fin de poderlos consultar en diferentes lugares, uso Google Chrome para acceder a YouTube, Gmail o Google+ desde mi laptop o desde mi smartphone con Android. No soy un caso excepcional, millones hacen lo mismo en todo el mundo. Por tal razón creo que cuando muchos decidimos comprar un Moto X o un Moto G lo hicimos porque sabíamos que tenía el respaldo de la gran G, éramos concientes de que la versión de Android que correría en estos equipos sería lo más cercana posible a la visión que Google tiene para su sistema operativo móvil y que la actualización a la siguiente versión estaba asegurada (cosa que está ocurriendo desde este fin de semana en Colombia según información de Motorola). 

Hoy, los dueños de los equipos Motorola estamos un tanto desconcertados porque no sabemos que pasará en el corto y mediano plazo con nuestros celulares. El Moto X y el Moto G llevan menos de cinco meses en el mercado y cuando fueron comprados se sabía que venían de "a Google company", ahora nos informaron que esa empresa le pertenece a una organización china (no tengo nada contra Lenovo, de hecho quiero un ThinkPad) y no estamos seguros de que nos traerá el futuro.