jueves, enero 17, 2013

Casablanca

Desde hace años había escuchado excelentes comentarios a cerca de la película Casablanca. Hace un par de semanas decidí verla al fin y ahora opino con toda convicción que todos deberíamos tener la oportunidad de verla antes de partir.

Al disfrutar la película, se entiende porque ha llegado a ser considerada una verdadera joya del cine estadounidense y de la industria cinematográfica a nivel mundial, porque no decirlo. Casablanca tiene el encanto de las películas de antaño, se centra en una historia (amor y conflicto político, en este caso) más que en los efectos y las escenas de acción o con actores ligeros de ropas; precisamente en la ausencia de estas cosas radica su maravilla.

La historia: Rick Blaine (Humphrey Bogart) es el propietario del establecimiento nocturno más popular de Casablanca (Marruecos): El Café de Rick. Blaine es un estadounidense amargado que vive expatriado huyendo de su pasado. La cotidianidad de Rick se ve trastocada cuando entra en escena Ilsa Lund (la bellísima Ingrid Bergman), quien fuera su amante en París hasta que lo dejó plantado en una estación de trenes cuando se disponían a huir como reacción a la ocupación nazi de la ciudad. Ahora, Ilsa está acompañada de su esposo Victor Laszlo (Paul Henreid), líder de la resistencia checa que busca salir del radar de los alemanes. Blaine tendrá entonces que decidir entre sus sentimientos hacia Ilsa y la obligación moral de ayudar a un hombre con ideales, aunque éste sea quien tiene a la mujer que ama. 

Algunas curiosidades

En todo lo que he visto en todos mis años en televisión o cine, pocas parejas muestran tanta química en la pantalla como Bergman y Bogart.
Póster de Casablanca (1942)

Un personaje secundario de la historia es el capitán Louis Renault (Claude Rains), sin embargo, cobra importancia en el desenlace de la trama. De Renault me encantó su desfachatez, de la que brotan frases como: "Soy corrupto pero pobre" y "No tengo convicciones, me muevo como el viento", que podrían atribuirse a cualquier político de la Colombia actual.

Muchas veces había escuchado la frase "We'll always have Paris" ("Siempre tendremos París"), pero solo hasta ver el film comprendí su relevancia.
Trailer Casablanca (1942)