lunes, diciembre 31, 2012

2012

El año que hoy termina será para recordar. En todo el planeta porque muchos estaban preparándose para el fin del mundo y en Colombia porque hubo muchos acontecimientos, pero fueron muchas más nuestras derrotas que las victorias que logramos como país. Más allá de este comentario no pretendo hacer un listado de los hechos que marcaron este año, más bien pongo sobre la mesa algunos apuntes acerca de personajes y situaciones que estuvieron siempre presentes en el quehacer de este blog.

Un año de película
Recordaré siempre este año por todo el buen cine que tuve oportunidad de ver. Sin dudarlo, la mejor película que presencié es The Dark Knight Rises, pero viene seguida de una larga lista tanto de estrenos extranjeros como nacionales. Entre noviembre y diciembre fui a ver las últimas dos películas de la lista que hice al inicio de 2012: Skyfall, la entrega más reciente de la saga de James Bond: 007, que apunta hacia el futuro observando hacia el pasado y El Hobbit: Un viaje inesperado, una cinta atrapante que hace que el espectador se mantenga “con el corazón en la mano” durante prácticamente todo el tiempo que es realmente muuuuucho. La calidad de imagen de este primer capítulo de la trilogía de El Hobbit es excelente, quizás demasiado, tanto así que me sentí mareado con la nitidez al principio de la película. En lo criollo merece mención especial La Cara Oculta, que abandona completamente de los estereotipos que han marcado nuestra incipiente industria cinematográfica. Obviamente hubo cosas espantosas como Mi gente linda y San Andresito (lastimosamente colombianas).

Sin Barreras
Para mí existen dos personajes que han marcado el año en Colombia y que aunque no han sido protagonistas de todos los hechos ocurridos encarnan muy bien el espíritu que desafortunadamente invade a muchísimos colombianos del común. El primero de ellos es Roy Barreras, senador y actual presidente del congreso. Barreras es la muestra de ese colombiano que se vende al mejor postor, aquel personaje que no defiende unas ideas sino su bienestar a costa de traicionar lo que momentos antes enarbolaba como la panacea. Roy opina acerca de todo (política, economía, farándula, fútbol, etc.) en los medios, especialmente en Hora 20 (un programa radial que no es el mismo sin Néstor Morales) donde semanalmente pontifica con su verborrea. El congreso va de mal en peor, el gobierno de Juan Manuel Santos comenzó con Armando Benedetti como presidente de la corporación, le siguió Juan Manuel Corzo y ya vamos en Barreras, necesitamos alguien serio, ¿Quién será el elegido para la próxima legislatura? ¿Suso, el paspi?

La otra persona que durante este año ha estado presente en las notas de prensa y de los noticieros es el Procurador General de la Nación, Alejandro Ordóñez Maldonado que valiéndose de todo tipo de maniobras logró su reelección en el cargo. Adicionalmente, Ordóñez es el representante de una concepción retrograda de la familia, la sociedad y la política y lo peor de todo es que existe una gran masa de compatriotas (incluyendo jóvenes) que apoyan esta “nueva” doctrina. El Procurador va detrás de un gran objetivo para alegría de sus seguidores y tristeza de los creemos en un Estado liberal, laico e incluyente.

Sin más por el momento, solo me queda expresarles mi deseo de que el próximo año compartiendo mis opiniones en este espacio.

¡Feliz 2013!