miércoles, agosto 08, 2012

Mi historia hot

En julio de 2003 (hace nueve años) llegué a vivir a Bogotá. Venía de Sandoná, un municipio al sur de Colombia, que contaba entonces con unos 25000 habitantes distribuidos en una cabecera urbana y en una vasta zona rural. En mi pueblo el acceso a la magia de la tecnología era limitado. Hoy las cosas han mejorado pero están lejos de ser las mejores.

Sin embargo, la precariedad no era exclusiva de Sandoná; Colombia apenas despegaba en el campo de las tecnologías de la información con muy pocas conexiones, lentas y costosas.

En estas circunstancias comencé mi carrera profesional en la Universidad Nacional de Colombia. Lo anterior  implicaba que me actualizara en el uso de herramientas ofimáticas (Word, Excel, PowerPoint, etc.), la búsqueda en la web y el envío y recepción de información.

En aquel tiempo, entrar a Internet era sinónimo de usar Explorer, ya que la competencia Netscape (a la postre Mozilla Firefox) era ridícula y ni pensar en que la gran G lanzara al mercado un navegador propio. En el segmento de los correos electrónicos ocurría algo similar, aunque había opciones múltiples lo políticamente correcto era tener una cuenta en Hotmail Véase el recuadro Breve Historia de Hotmail de Microsoft. Pero Hotmail no era nada sin su fiel compañero el Messenger, donde muchos pasábamos horas, a veces haciendo cosas útiles y otras solo perdiendo el tiempo. Ahora, en épocas de Facebook Chat, WhatsApp y BlackBerry Messenger (BBM) hemos ido abandonando poco a poco esa herramienta.

Obtuve mi cuenta en Hotmail en mi primer semestre de universidad. Una dirección larguísima que en principio me pareció fabulosa, pero que luego perdió gracia. He mantenido esa cuenta durante todos estos años y he vivido como millones de usuarios la transformación que ha sufrido el servicio.

De HoTMaiL a Outlook, un resumen gráfico (Haga clic para agrandar)

Desde finales de julio pasado, Microsoft comenzó a promocionar su nuevo servicio de correo Outlook Véase recuadro Breve Historia de Outlook que a la larga reemplazará a Hotmail, aunque por el momento coexistirán las dos plataformas.

Vi la interfaz de usuario de Outlook y me pareció simple y bella (dos características que por ejemplo han catapultado a Google Chrome como el browser más usado en el planeta). Entonces, decidí convertir mi cuenta de Hotmail al nuevo servicio de manera radical porque desde ayer tengo una cuenta en Outlook. Lo anterior significa que mi cuenta antigua ya no existe, aunque los correos enviados a esta seguirán llegando a mi nueva bandeja de entrada (no sé por cuanto tiempo).

Desde aquí le auguro muchos éxitos a Outlook y les aconsejo migrar sus cuentas de Hotmail. Me parece que les queda por generar una forma de ocultar los anuncios de la parte derecha de la pantalla, ese es el único pero por ahora.

Considero que  los cambios son positivos y no nos podemos quedar atados al pasado. Yo le he dicho adiós a Hotmail.
Vídeo oficial: Welcome to Outlook.com

Interfaz de usuario más reciente de Hotmail (Haga clic para ampliar)

Interfaz de usuario del nuevo Outlook.com (Haga clic para ampliar)

Nota: los recuadros aquí presentados han sido construidos con información de Wikipedia.