domingo, junio 10, 2012

La Revista BOCAS llega a su novena edición

Hoy circuló con EL TIEMPO la más reciente edición de la Revista BOCAS. La portada ha sido concedida de manera más que acertada al gran futbolista Falcao García, quien en la entrevista realizada por Mauricio Silva Guzmán refleja su sencillez y nos deja ver que es un ser humano valioso que desde pequeño ha aspirado a grandes cosas exigiendo al máximo.

Por otra parte está el diálogo con Miguel Maza Márquez, General (R) de la Policía Nacional y quien fue por años el director del Departamento Administrativo de Seguridad (el desaparecido DAS). Su testimonio es otro elemento a tener en cuenta en el boom que experimente por estos días nuestra triste historia comprendida entre finales de la década de los ochentas y comienzos de los noventas. Maza afirma al final de la entrevista "Mis manos no están untadas de sangre" cuando se le pregunta "¿Usted ha matado a alguien?"

Portada de la Edición # 9 de la Revista BOCAS

Excelente la crónica gráfica Los 50 Años de los Stones con textos de Mauricio Silva, ¡Sí!, en esta edición su colaboración fue invaluable. También encontrarán en la revista las acostumbradas columnas de Alberto Casas y Álvaro Castaño, así como entrevistas a Tutina de Santos (Primera Dama de la Nación), Simón Gaviria (Presidente de la Cámara), Agustín González, Gonzalo Restrepo (Presidente de Almacenes Éxito), La Madre de Tiananmen: la mujer que reta al gobierno chino y Gloria Zea.

Finalmente está la carta abierta a Angelino Garzón, el Vice no es ningún zarrapastroso y el equipo le plantea algunas preguntas que muchos nos hacemos y es que Garzón nos ha mostrado que su consistencia ideológica es solo equiparable a la de Noemí Sanín, Roy Barreras y la de su jefe actual Juan Manuel Santos.

Los invito a leer con juicio la revista. Aquí un pequeño obsequio para los lectores:

Haga clic sobre el botón para acceder a la entrevista


A propósito de mi interés y promoción constante de BOCAS me pregunta alguien que por qué lo hago. La respuesta es simple, porque es una de las pocas buenas cosas de EL TIEMPO.