miércoles, febrero 08, 2012

El Gran Hermano

Después de dos años y tres meses de compartir con ustedes mis escritos hoy publico la entrada número 100 dedicada a las últimas jugadas del más grande de la Internet.

Los titanes de la era tecnológica son Google y Facebook. Entre ellos, hay una lucha frontal por lograr supremacía frente al otro. Sin embargo, Google al día de hoy lleva ventaja sobre la red de Zuckerberg basada en su antigüedad en el mercado (13 años frente a 8 de Facebook), su amplia gama de soluciones para los hogares y las empresas y el prestigio de su buscador.


En la actualidad Google Inc. ha iniciado con una serie de cambios para integrar sus productos (fortalecer unos y eliminar otros) e incrementar la cuota de mercado de su visión de red social Google+. En líneas generales la idea es que la experiencia del usuario de las herramientas de la empresa esté interconectada.

Algunos de los últimos pasos dados por el gigante de Internet han sido la decisión de cerrar Picnik a partir del 19 de abril de 2012. Picnik es un servicio de edición de fotografías en línea que nació hace cinco años. Logró tener una cantidad importante de usuarios debido a su atractiva interfaz y a la multiplicidad de herramientas con las que cuenta. En 2010, Google adquirió este servicio y ahora ha decidido darle de baja y transferir algunos de sus beneficios a Google+.

Por otra parte, en su software para ordenadores Picasa las fotos almacenadas en la computadora se pueden ahora exportar directamente a los albumes asociados a Google+. Lo anterior quizás es un indicativo de que muy pronto desaparecerá el servicio de Albumes Web de Picasa.

Pero la decisión que ha provocado mayor polémica es la actualización de las Políticas de Privacidad para todos los usuarios de los productos de Google a partir del 01 de marzo de 2012. Las características generales de la nueva normativa son:
  • Multiproducto: se eliminan más de 60 políticas para productos y se unifican en una sola.
  • A tu medida: las sugerencias hechas al usuario en uno de los productos dependerán de los intereses que haya manifestado en anteriores ocasiones en otros servicios. Es decir, cada usuario tendrá una única cuenta.
  • Compartir y colaborar: el sistema recordará que compartimos y con quienes y cuando estemos enviando información nos hará sugerencias.
  • Información protegida: la empresa afirma que nuestra información privada estará protegida. Además dice que nosotros podremos escoger las herramientas que deseamos incorporar en nuestra experiencia.
Lo anterior tiene tanto de ancho como de largo, se pueden encontrar tanto cosas favorables como desfavorables. Dentro de lo positivo se podría argumentar que la experiencia de los usuarios será mejor pues se centralizarán nuestras preferencias y hará que nos comuniquemos más fácil y de manera pertinente con nuestros contactos familiares, personales y laborales.

Sin embargo, en lo negativo podríamos afirmar que parcializa nuestro conocimiento pues empieza a omitir información que según el algoritmo de programación no es compatible con nuestras preferencias. Es muy discutible el grado de precisión de una herramienta como las que usan los buscadores.

Por último, esto deja en el aire la percepción de que Google quiere controlarlo todo. Nos entrega gratuitamente magníficas herramientas que nosotros usamos a diario pero a cambio le estamos dando entrada a nuestras vidas, a conocer como interactuamos con los otros. 

Google Inc. tiene todo para ser el Gran Hermano del Siglo XXI.