sábado, enero 21, 2012

¿Quién les enseña?

Para muchos colombianos que no tienen acceso a la televisión por cable las opciones se reducen a Señal Colombia, Canal Institucional, los canales regionales y los dos privados: Caracol y RCN. Los dos últimos, sin embargo, son los que líderan las preferencias debido a los gustos de la población que se ven satisfechos con lo que ofrecen ambos.

Estas dos empresas se han convertido en un duopolio que impone las condiciones del negocio pero también somete al televidente a sus reglas. Y es que a pesar de la lógica competencia que existe entre ellos han unido esfuerzos para no perder su cómoda posición con la aparición del llamado 'tercer canal'

El saber que son los más vistos ha provocado que tanto en Caracol como en RCN a diario lleven a cabo acciones que son impositivas e irrespetan al televidente. Para sustentar la anterior afirmación doy algunos ejemplos:
  • Parece ser que los directivos de ambas empresas no conocen el concepto de temporada, mientras en U.S. y Europa se graban entre cinco y quince capítulos que se transmiten a razón de uno por semana con duración de una hora, aquí en Colombia se lanzan "series" que se presentan episodio tras episodio de lunes a viernes generando desgaste y perdiendo la magia de la incertidumbre que causa ver algo interesante por cuotas. Esto ha ocurrido para citar solo unos referentes actuales con 'El Laberinto' ('La Mujer del Presidente' se emitía semanalmente), 'Amas de Casa Desesperadas II', 'Aquí no hay quien viva' y 'Correo de inocentes'. En parte la situación, en algunos casos, puede deberse a la falta de continuidad que puede haber en el elenco, ya que los actores pasan fácilmente de uno a otro canal, imagino que una buena oferta laboral mata el deseo de emprender un proyecto a largo plazo. Sin embargo, se podrían grabar todos los capítulos y luego emitirlos poco a poco. El caso más extremo es 'El man es Germán' que después de un año de aparición va por su tercera "temporada" ¿final? de la cual emiten un montón de capítulos diarios inconexos entre sí.
  • La falta de regularidad y el cambio intempestivo de horarios es otro de los males de este combo. El televidente sabe a que hora son los noticieros y de ahí para delante todo es relativo, eso es un irrespeto, pues si ustedes ven un canal internacional toda la parilla de programación se fija de tal manera que los usuarios conocen exactamente cuando inician y terminan sus producciones favoritas. Existen casos aún más graves en los cuales un producto simplemente sale del aire sin previo aviso y luego regresa en un horario de trasnocho o de fin de semana; esto ocurrió con 'Amas de Casa Desesperadas II' pero también con una novela de RCN, que seguramente tenía sus seguidores, 'El Penúltimo Beso'.
  • El poco espacio para la opinión es una constante. El último anuncio hecho es la cancelación de 'El Radar' que ya se estaba transmitiendo a la medianoche. Se argumenta que el programa agotó su ciclo y puede ser cierto, pero también lo es que se vio relegado por las novelas y cada vez fue más tarde hasta que se convirtió en el programa con el que Caracol iniciaba el día.
Pero, ¿quién hace caer en la cuenta de sus errores a los canales?, hasta el momento nadie, todos han cedido ante sus intereses, sin embargo, no siempre tendrán el papel de preponderancia del que hoy gozan. Espero realmente que alguna vez tengamos una televisión que sea más respetuosa con nosotros los que la hacemos posible.