domingo, marzo 20, 2011

Deseo

Este fin de semana he visto por segunda vez en mi vida "A Streetcar named Desire". Una magnífica producción de la Warner Bros Pictures del año 1951.


La película narra la conmoción que sufre la relación de la joven pareja formada por Stanley Kowalski (Marlon Brando) y Stella (Kim Hunter) con la llegada de la hermana de esta última Blanche Dubois (Vivien Leigh) a la desordenada Nueva Orleans desde su pueblo Auriol en Missisipi, dejando atrás su propiedad Belle Rive después de haberla perdido como consecuencia de deudas acumuladas. Los Kowalski esperan un hijo y lo que debería ser un tiempo de felicidad se ve transformado en una cadena de discusiones entre el trío de protagonistas, pues Blanche ha ocultado una parte importante de su vida durante los últimos años, luego de que Stella dejara el hogar para ir a Louisiana, que tiene que ver con sus ocultas pasiones.

La frase: "Los funerales son lindos en comparación con las muertes"
Blanche es narcisista, contradictoria y desesperante. Stanley es un hombre con excelente aspecto físico, pero sin modales, que sufre de ataques de furia que terminan con la destrucción de los pocos objetos de su apartamento ubicado en Elysian Fields Avenue del Barrio Francés de Nueva Orleans. Stella por su parte ama a su marido pero también a su hermana y sufre con la tensión que se evidencia entre ellos. Sin embargo, más allá del lío por las acciones y omisiones de los personajes, se respira una carga sexual no manifiesta físicamente entre Stanley y Blanche que le valió la censura de tres minutos por parte de la Legión de la Decencia de U.S. cuando salió a los cinemas en la década de los 50's.

"A Streetcar named Desire" fue nominada a doce Academy Awards, de los cuales ganó: Mejor Actriz, Vivien Leigh); Mejor Actriz de Reparto, Kim Hunter; Mejor Actor de Reparto, Karl Malden (en el rol de Harold "Mitch" Mitchell, amigo de Stanley y pretendiente de Blanche) y Mejor Dirección de Arte - Decoración de Set en blanco y negro. Marlon Brando fue Nominado como Mejor Actor por un papel que a mi personalmente me parece formidable pero perdió ante Humphrey Bogart (The African Queen).


Recomiendo sin dudarlo la película pues un clásico del cine que a pesar de la precariedad de los recursos visuales cuenta con una ambientación y un sonido envidiables y por supuesto una historia atrapante.