viernes, agosto 06, 2010

Goodbye Uribe

"Uribe es el colombiano que más tiempo ha gobernado el país y el presidente más popular"
Revista SEMANA, Domingo 01 de agosto de 2010

En pocas horas Álvaro Uribe Vélez deja la Presidencia de Colombia después de ocho largos años de gobierno. Sin duda finaliza un período excepcional en la historia republicana del país. Al respecto se pueden hacer variados análisis a cerca del impacto de este hombre y su política de gobierno para Colombia y los colombianos.

Mis familiares, mis amigos o al menos las personas que he tratado de alguna manera cercana saben que en mi caso particular he mantenido una actitud bastante crítica frente a las actuaciones del presidente y sus subordinados. He expresado siempre mis reparos antes hechos que me parecen deplorables pero he tratado de ser lo suficientemente objetivo para ponderar las buenas decisiones y acciones del Gobierno Nacional.

Algunos se preguntaran sin embargo porque mis reparos. Yo siempre trato de resumirlo, aunque es difícil, afirmando que me parece que la figura de Uribe es tremendamente polarizadora, pues ha dividido entre el país entre los buenos furibistas y los opositores mamertos, pasando por todos los niveles intermedios. Agrego además que detrás de todo el andamiaje del Estado Comunitario y la Seguridad Democrática se esconden peligros para las libertades individuales y la integridad de las personas. Finalmente me parece que en estos años se logró validar la frase aquella de que el fin justifica los medios, no con el discurso oficial pero si con las acciones de algunos de los miembros de las entidades del Estado - leáse DAS, FF.MM., Minagricultura - 

Para despedirme de esas cosas que no me gustan del gobierno Uribe y que espero que Santos cambie - aunque no es santo de mi devoción - he traido cinco imágenes que a mi modo de ver resumen estos años de "Seguridad con Valores Democráticos, Confianza para la Inversión Extranjera y Cohesión Social"
  • El amor entra por los ojos
    Esta es el afiche de la campaña de 2002 a la Presidencia. Un hombre que ascendió en popularidad después de combatir en las encuestas con el margen de error. Un eslogan que se quedaría en la mente de muchos "Mano firme, corazón grande". Creo que al final hubo DEMASIADA mano firme y MUY POCO corazón grande.
    • Chalán, poeta, trovador pero no por eso abandona la etiqueta
    Esta imagen es una de las tantas en las que el presidente fue capturado mientras montaba en un caballo, quizás su más grande pasión después del poder. Una foto que describe su temperamento, sus ímpetus de finquero provincial y su comportamiento paternalista.

    En esta fotografía por el contrario vemos a Uribe el estadista, el que supuestamente mejoró las relacione internacionales del país. Yo realmente no creo y menos con ese frac que se le ve supremamente gracioso. Gracioso, definitivamente eso era Uribe en sus momentos buenos, un consejo comunitario, una regañada a sus ministros, una conversación telefónica "le voy a dar en la cara marica", etc. En fin un gamin, como alguna vez se definió él mismo, pero con etiqueta.
    • ¿El fin justifica los medios?
    Esta foto apareció en diciembre de 2008 en EL ESPECTADOR, son las madres de Soacha, mujeres a quienes algunos elementos del ejército les asesinaron a sus hijos para luego hacerlos aparecer como bajas en combate todo esto dentro de los llamados Falsos Positivos. Daños colaterales dicen algunos, hechos aislados dentro del glorioso ejército afirman otros, para mi la cosa más aberrante que ha sucedido en mi tiempo de consciencia en nuestro país y para mi es consecuencia de la política de seguridad del gobierno.
    • Yo soy el presidente
    Quiero terminar mi selección de fotografías con una que también me conmueve muchísimo tal y como sucede con la anterior, pues muestra como una persona que ostenta el poder puede hacer despliegue de su fuerza y arrinconar a personas que luchan contra su voluntad porque creen que están haciendo lo correcto. Además me toca porque los implicados son personas que conozco desde la infancia y que sufrieron por las acciones de las FARC - digase la FAR si se es uribista - pero también por las de nuestro amadísimo gobernante.


    Esto ocurrió en agosto de 2007 cuando el Profesor Gustavo Moncayo llegó a la Plaza de Bolívar en Bogotá después de una larga marcha desde Sandoná. Lo hizo para rompera la indiferencia del Estado pero también de todos nosotros ante el secuestro y la vida en cautiverio de su hijo. La cosa estaba funcionando, día a día ganaba más simpatizantes y su acción tomó una fuerza impresionante. Pero esa tarde el Presidente salió de la Casa de Nari, acompañado de muchos de sus altos funcionarios, se despelucó, se desesperó, vocifero y les rompió el corazón a los padres de Pablo Emilio. El presidente fue víctima de la violencia de este país, pero la niega. El presidente fue víctima de la violencia de este país, pero no comprende a las víctimas.

    Creo que este texto ya está bastante extenso. Es suficiente, ya escribí lo que quería. Dije lo que tenía que decir y mostré lo que deseaba mostrar. Ahora sólo queda esperar que le vaya bien a Santos, que el tiempo determiné como valorará la historia las acciones de Uribe. Lo que sí es indiscutible es que estos ocho años nos marcaron a todos, especialmente a él.