domingo, marzo 04, 2018

Predicciones para los Oscar 2018

He decidido arriesgarme con algunos pronósticos para la 90 ceremonia de los Oscar que se llevará a cabo esta noche. Vamos a ver cuantos aciertos tengo.


martes, febrero 06, 2018

Ciro & Yo

El documental Ciro & Yo con sensibilidad, frescura y sencillez triunfa en una empresa en la que otras producciones —con mayor chequera, más pretensiones y mucha publicidad— fracasaron, o al menos, no colmaron las expectativas generadas.

Tomando como punto de partida la historia de una de tantas víctimas, Ciro Galindo, y su familia, el documental hace un recorrido con un tono reflexivo, objetivo y sin concesiones, por el conflicto armado colombiano en las últimas cinco décadas, con especial énfasis en el período comprendido entre el año 1998 y la actualidad.

Galindo nació en 1952 en Coyaima (Tolima), pero la violencia entre liberales y conservadores obligó a su madre a tomar la decisión de abandonar su pueblo. Ya establecido en La Macarena (Meta), formó familia y tuvo tres hijos, pero, tristemente, aun le esperaban las más grandes penas.

A su hijo mayor (Jhon) se lo quitó la naturaleza; Elkin, el de en medio, fue reclutado por la guerrilla, se desmovilizó, fue informante del Ejército y luego, en una cruel jugada de la vida, terminó colaborando con las autodefensas, organización que finalmente ordenó asesinarlo. La trágica muerte de su segundo hijo y el desarraigo que conlleva el desplazamiento causó una profunda depresión en Anita, la esposa, que a la postre terminó con su vida.

Hoy, la única familia de Ciro es su hijo menor, Esneider, quien junto con su padre lucha por superar cada una de sus tragedias y dejar atrás la negligencia que durante años el Estado mostró ante su caso. Hoy aprovechan los beneficios que les brinda la Ley de Víctimas, la cual, junto con la desmovilización de las FARC, ha propiciado positivas transformaciones, que algunos todavía se niegan a ver. 

Un recurso importante al que acude Miguel Salazar, realizador del documental y amigo de la familia Galindo, es el uso de material de archivo de distintos medios en épocas diferentes de la historia de Colombia. Algunas imágenes y grabaciones de videos son especialmente crueles o desgarradoras, pero están ensambladas con maestría y son tan pertinentes que su presencia es incuestionable en el contexto de fondo que requieren los testimonios de Ciro, Esneider y la voz de Anita, que quedó capturada en algunas cintas que Salazar grabó hace algunos años, quizás porque ya tenía en mente este proyecto. 

Todo lo anterior, hace de Ciro & Yo un gran documento histórico, el cual debemos ver la mayor cantidad de colombianos y que debería usarse como material de consulta de primer nivel en las instituciones educativas ahora y durante muchos años.

martes, abril 25, 2017

Indignados

Indignarse es un derecho, probablemente, un deber. La indignación dirigida conduce a la acción, y ésta al cambio.

No obstante, vivir en indignación constante, usando como trinchera las redes sociales, es un tanto patológico. Más aún, muchos de esos indignados de oficio no han vislumbrado que con frecuencia sus múltiples “indignaciones” no superan un filtro básico de coherencia política y filosófica.

Finalmente, hay un positivo asomo de democracia en esta situación, y es que en las redes sociales, y en la vida misma, la persona que así lo quiera puede optar por la permanente indignación. Pero, igualmente, los que no deseemos transitar por ese estado paranoide, podemos hacernos a un lado para resguardar nuestra salud mental.

jueves, abril 07, 2016

Sobre el billete de cien mil pesos

Desde la semana pasada cuando el Banco de la República puso en circulación el billete de cien mil pesos he encontrado en redes sociales, particularmente en Facebook, textos e imágenes que critican la selección de Carlos Lleras Restrepo como personaje homenajeado en el mismo.

Como reza el dicho popular “para gustos los colores” por eso en mi caso particular considero que Lleras Restrepo tiene todos los pergaminos para estar en ese billete.

Para mi gusto, Carlos Lleras Restrepo es uno de los presidentes más destacables que hemos tenido en todos los años de vida republicana. En su gobierno hizo un aporte importantísimo al fortalecimiento de la economía colombiana y creó o vigorizó instituciones descentralizadas que modernizaron la estructura del Estado.

Por supuesto que hay puntos oscuros en su administración, por ejemplo, apostó por una reforma agraria ambiciosa, que nos habría evitado muchos dolores de cabeza, pero luego, por esos vericuetos que tiene el poder, él mismo frenó. Fue sancionado por el procurador de la época por intervención en política (algo que todos nuestros gobernantes de la diestra a la siniestra hacen) y terminó en una relación bastante tirante con su alma máter, la Universidad Nacional de Colombia, donde estudió Derecho, Ciencias Políticas y Sociales. Finalmente, hizo parte de ese “duopolio” de repartija de poder que cándidamente llamamos “Frente Nacional”.

Para concluir, como ciudadanos, podemos estar de acuerdo o no con las decisiones que tome el emisor sobre que personajes incluye en monedas y billetes. Con lo que no estoy de acuerdo es que, probablemente por desconocimiento, graduemos de inútiles y corruptos a todos nuestros gobernantes desde don Andrés Díaz Venero de Leyva hasta Juan Manuel Santos, sin hacer distinciones.

Los cien días de Peñalosa

Considero que los primeros cien días de Peñalosa en la Alcaldía han sido más bien grises y bastante mediocres en lo que respecta a la movilidad (excepto reversar el sentido de la carrera 11).

Sin embargo, si uno compara lo que ha logrado con las expectativas que generó en campaña, en la que se vendió como “El Salvador” (para luego recular de esa posición en su discurso de posesión), podría decirse que vamos mal.

La confrontación y la improvisación han reinado. Peñalosa ha sido un digno continuador del ‪#‎PetroStyle‬.